Cejas y pestañas: cómo cuidarlas

#SKINCARE

Es un hecho: las cejas y las pestañas enmarcan y perfilan la mirada y son el “caballito de batalla” invisible de cualquier look natural, pero ¿Sabemos cómo cuidarlas correctamente? A continuación te mostramos una serie de consejos y cuidados para lograr su mejor versión. 

  1. Hidratá 

¿Pero cómo? ¿Las cejas y pestañas también se hidratan? ¡Claro que sí! 

Para obtener una hidratación específica en la zona de las pestañas podes incorporar aceite de ricino en tu rutina nocturna de cuidado facial. El aceite de ricino funciona, básicamente, como hidratante. Es rico en vitamina E y ácidos grasos, entre ellos, el ácido ricinoleico, un ácido graso esencial omega-9 que espesa las pestañas y estimula su crecimiento. A su vez, la vitamina E funciona como un poderoso antioxidante que condiciona las pestañas y evita que caigan.

Además cuida tu piel, fortalece las uñas, es antiinflamatorio, antibacteriano: reduce el acné y mejora el aspecto de ojeras. 

Paso a paso para aplicarlo:

  • Conseguí un cepillo de máscara de pestañas limpio, o reutilizá uno limpiándolo bien.
  • Sumergilo en el aceite de ricino y aplicalo con cuidado en la línea de las pestañas superior e inferior, cubriendo cada pestaña a fondo. Ojo: ¡Que no entre en los ojos! Peiná tus cejas acompañando el crecimiento del pelo y no a la inversa.
  • Dejalo actuar durante la noche.
  • Retiralo a la mañana siguiente con abundante agua tibia.

#PruebadelParche: No todas las pieles son iguales ni reaccionan de la misma manera. Si tenés tendencia alérgica, podés hacer la siguiente prueba: aplicá unas gotas del producto en la parte inferior de tu brazo y esperá algunas horas para ver si el área desarrolla síntomas de alergia, como enrojecimiento, hinchazón y picazón. 

  1. Procurá sacarte siempre el maquillaje 

Esta es una regla básica de cualquier rutina de skincare. El maquillaje, los arqueadores y máscaras de pestañas, los geles para peinar cejas y todos los productos que apliques en párpados, pueden dañar la zona de los ojos y al no retirarse durante la noche pueden quebrar las pestañas o sensibilizar la piel que las rodea. Por eso: Limpia tu cara y asegúrate de eliminar todo rastro de maquillaje de tus ojos. #LaboTip ¡Podés probar reemplazar tu desmaquillante de ojos por aceite de ricino! Aplicas una pequeña cantidad y refregás suavemente (¡La piel de esa zona es muy sensible! Tratala con amor). Después retirás con un tissue o un paño desmaquillante reutilizable. 

  1. Modelá: ¡Dales la forma que quieras! 

Esto aplica más para cejas que para pestañas, hoy podés darle la forma que quieras a tus cejas dependiendo el look que quieras lograr sin tener que recurrir a la famosa (y traicionera) pincita de depilar. Utilizando geles o aceites podés peinarlas hacia arriba para lograr un look más fresco y desalineado, y agregando un poco de maquillaje para cejas darles una impronta más tupida y definida ¡Animate a probar! 




Deja un comentario

Tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de su publicación.